Zona de alto riesgo

Aquella en la que el riesgo de daño o pérdida por un determinado factor es de dimensión o características tales que no es plausible la autorización de ciertas actividades o instalaciones en el área, especialmente aquellas en que la vulnerabilidad es mayor o el posible daño o pérdida es más severo o con consecuencias masivas para el sistema.

Entre las prohibiciones para las zonas de alto riesgo a nivel nacional está albergar usos habitacionales, infraestructura portuaria, aeroportuaria o vías generales de comunicación, redes de energía o agua, residuos peligrosos, residuos municipales, equipamientos públicos donde se brinden servicios de salud, educación, seguridad, transporte o abasto, o instalaciones relacionadas con combustibles. Para otro tipo de instalaciones, deberá contarse con las medidas de mitigación necesarias previo a su ocupación. Cuando hubiere asentamientos humanos ya establecidos en zonas de alto riesgo, las autoridades podrán proceder a la realización de obras de mitigación o a la reubicación, proponiendo mecanismos financieros para ejecutarla.

A nivel federal, la detección de zonas de alto riesgo corresponde de manera coordinada a la Secretaría de Gobernación (SEGOB) y a la Secretaría de Desarrollo Urbano, Territorial y Urbano (SEDATU). En la Ciudad de México, los dictámenes técnicos de zona de alto riesgo son presentados por las alcaldías para que la Secretaría de Protección Civil de la entidad federativa los conozca y certifique. Algunos instrumentos que convergen en la provisión de recursos o mecanismos son el Programa Nacional de Vivienda y el Fondo Ambiental para el Cambio Climático de la Ciudad de México.

Aplicabilidad

Nacional. Las zonas de alto riesgo deberán estar determinadas en instrumentos de protección civil, competencia de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en el ámbito federal y de diversos despachos en otros ámbitos de gobierno; y en los de asentamientos humanos dependientes, en lo federal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

Con base en tales instrumentos, las instancias responsables del desarrollo urbano evaluarán y harán valer los requisitos para el desarrollo de tales zonas.

Fundamento

Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, artículos 4, 8, 10, 11, 59, 66, 67 y 68.

Ley General de Protección Civil, artículo 87.

Ley de Vivienda (federal), artículo 8.

Constitución Política de la Ciudad de México, artículo 16.

Ley del Sistema de Protección Civil del Distrito Federal, artículos 17, 143 y 213.

Reglamento de la Ley del Sistema de Protección Civil del Distrito Federal, artículos 2, 39 y 136.

Ley de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático y Desarrollo Sustentable para el Distrito Federal, artículo 41.

Ver leyes y reglamentos


Nuevo logo

Reportar un error

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s